Ganadoras 2014

Andrea Hernández

Andrea conoció a Joel cuando él tenía 10 años. Su madre estaba privada de libertad y su padre los había abandonado. Joel nunca había asistido al colegio, no sabía leer ni escribir, no había sido registrado como ciudadano chileno, ni podía asistir al hospital o consultorio. Era un chico rebelde, sin rumbo, sin afecto y rechazado por otros niños, pero Andrea vio algo distinto en él y decidió dedicarle tiempo para poder restaurar su vida. En un año aprendió a leer y escribir y así pudo entrar al colegio. Tuvo su primer uniforme y su primera mochila. Después de 4 años, Joel está en los primeros lugares del curso y hoy puede soñar con un buen futuro.

Una niñez de abandono mantuvo a Andrea encerrada en sí misma durante muchos años de su vida, pero, frente a una larga enfermedad de su marido, supo dar un vuelco y dejar de mirar su propio dolor. Por primera vez pudo ver a los niños que vivían a su alrededor. ¿Por qué no ayudarlos a tener una mejor infancia y evitarles el mismo dolor que ella sufrió?

Así fue como el año 1996, con tres hijas pequeñas, abrió las puertas de su casa y comenzó a recibirlos después del colegio. Quería darles un lugar de descanso, de contención, donde pudieran comer y recibir consuelo por los maltratos que muchos sufrían. Algunos llegaban tan cansados que se quedaban dormidos, otros necesitaban un cambio de ropa y otros sólo necesitaban cariño. Su casa era y sigue siendo un oasis en medio de un sector de mucha violencia y abandono.

12107747_901112466653475_3715237792709259362_n

Tenía un negocio con el que mantenía el comedor, pero los niños aumentaban día a día y no le alcanzaba el dinero ni el tiempo para organizar las actividades de la tarde, así es que comenzó a vender sus propias cosas. Hoy ha logrado que algunos privados e instituciones la ayuden regularmente, y hace dos años logró constituirse como “Fundación Las Parcelas de La Pintana.”

Actualmente, todas las tardes y cada fin de semana, desde la mañana hasta el anochecer, reciben alrededor de 50 niños. Las carencias no son sólo económicas, sino que también hay carencias de afecto y mucha violencia. Hay muchos que crecen con impotencia, con odio hacia la sociedad, traumados por perdidas de sus padres.

La motivación de Andrea es llegar al corazón de los niños, de los adolescentes y de las madres abandonadas, para que desde el cariño y la comprensión encuentren las fuerzas para perseguir sus sueños e ideales y puedan ser un aporte a la sociedad.

Lo más gratificante para ella, es ver que muchos de ellos hoy son profesionales, deportistas, personas de bien que han formado sus propias familias y hoy visitan y ayudan a la fundación agradeciendo todo lo que algún día recibieron.

Cuando una persona cambia, los resultados pueden ser exponenciales. El esfuerzo de Andrea por dejar de mirarse a sí misma ha impactado tantas realidades, que tiene la capacidad de trascender hacia las futuras generaciones. Con una dulzura que la desborda y que atrae como la miel, pero al mismo tiempo con mucha inteligencia y planificación, ha sido una gran Arquitecta de Cambio. ¡Felicitaciones, Mujer Impacta 2014!

Lo más gratificante para ella, es ver que muchos de ellos hoy son profesionales, deportistas, personas de bien que han formado sus propias familias y hoy visitan y ayudan a la fundación agradeciendo todo lo que algún día recibieron.

2 Comentarios

escribir comentario

  • El Sename no es el camino estos grupos son el camino las ONG nuestros país está trancado en pensar que las entidades estatales son mejores que una ONG eso era un pensamiento de los 70 ya pasó hoy en día las ONG son lo más sano menos burocrático menos pesado más eficiente mejor desde donde se le mire no sé porque no se da el cambio.

  • He leído esté artículo, y nuevamente me sorprendió el tesón la garra, su compromiso y la lucha que cada día está mujer realiza por ayudar y sostener a niños y jóvenes vulnerables, y digo nuevamente por que también la ví en un canal de televisión.
    Me llama la atención que en ninguna de las dos oportunidades hayan publicado una CTA donde poder ayudar a está tan admirable mujer, gestiones cómo está deberían ser financiadas por el gobierno o buscar a este tipo de persona para que se hagan cargo de alguna dependencia del Sename, digo yo, en vez que le estén dando la plata a otras arpiñas que se hechan tres tercio a sus bolsillos y el resto paque no digan, le pasan a las instituciones que representan.