Pía dejó la comodidad de su hogar para acoger a niños y jóvenes que vivían a orillas del río Mapocho. Patricia cambió su hábito de monja por el trabajo con mujeres vulnerables. Maite abandonó un exitoso emprendimiento para ayudar a adultos mayores en situación de calle. Ellas son solo algunas de las historias que han recibido el Premio Mujer Impacta, reconocimiento que por sexto año consecutivo distinguirá a chilenas o extranjeras que estén beneficiando a nuestro país. Las postulaciones ya están abiertas.

“Hace unos años, mi marido me comentó que me veía angustiada y cansada, a punto de colapsar. Yo trabajaba en el entonces Sernam y participaba en el centro de padres del colegio de mis hijos, además de todo lo que implica la casa y los cuatro hijos. Le dije que estaba pensando en dejar todo y dedicarme a ser mamá y dueña de casa. Él me respondió que me dedicara a lo que me hiciera feliz. Entonces, me mira y pregunta: pero… ¿qué le vas a contar a nuestros nietos que hiciste en tu vida?”.

María Paz Tagle empieza así el relato de cómo nació Mujer Impacta, organización que hoy dirige. “Buscamos, a lo largo de todo Chile, historias de mujeres que han visto un problema en su entorno y han decidido darle una solución, ayudando a otras personas de su comunidad o a la sociedad completa”, agrega.

Se trata de historias simples. “Por ejemplo, está la de una mujer que tenía depresión y un día decidió salir a barrer la calle. Gracias a eso, armó una junta de vecinos con los que hizo una plaza, recuperando así un espacio antes abandonado y lleno de basura. O la de una gran empresaria que empezó de bien abajo y hoy da educación gratuita a niños, jóvenes y adultos de su región”.

En Chile hay muchas mujeres que desarrollan iniciativas como éstas en el más absoluto anonimato. “Por eso –sostiene María Paz– uno de los objetivos del Premio Mujer Impacta es darlas a conocer. De este modo, pueden inspirar a otros. Quizás alguien quiera hacer lo mismo que ellas o se anime a ayudarlas, ya sea a través de voluntariado o con un aporte económico”.

¿Quiénes pueden postular?

Es una invitación abierta a todas las mujeres, chilenas o extranjeras, mayores de 18 años, con historias de vida inspiradoras. “Y que a través de su historia o de lo que han vivido, estén contribuyendo a mejorar la existencia de otros en Chile”, agrega María Paz Tagle.

Pero no se trata de un llamado solo para el género femenino. “También invitamos a los hombres a que envíen historias de mujeres que conozcan. Aunque parezca increíble, cada año recibimos muchas postulaciones hechas por un marido, pololo, hijo, incluso el jefe. Si miramos con detención, veremos que alrededor nuestro hay muchas mujeres que, con pequeñas o grandes acciones, están cambiando el mundo”.

Si eres o conoces una mujer que esté generando cambios positivos en su entorno o comunidad, cuéntanos la historia AQUÍ