Rossana Cortes

Eco adoquines con relave minero

Premio Mujer Impacta 2019 Región Atacama

Publicado Diciembre 21, 2019
Por Mujer Impacta

Ubicada en la Región de Atacama, la comuna de Tierra Amarilla está altamente contaminada por el relave minero. Los niños del lugar crecían en medio de las dunas y, sin tomar en cuenta este dato -que sólo al correr del tiempo fue adquiriendo importancia notoria para la salud de los mismos-, la habían escogido como zona privilegiada para desarrollar sus juegos. 

En ese entorno vivía también Rossana Cortés, quien además fue siendo testigo en primera fila de cómo las madres perdían las escasas oportunidades de trabajo que se les iban presentado, hasta llegar incluso a la imposibilidad de criar personalmente a sus propios hijos en caso de que hubiera por ahí alguna opción de llevar comida y lo más necesario a sus hogares. Y abriendo bien los ojos, pero sobre todo escuchando las voces que golpeaban de cualquier modo su puerta, Rossana se vio conminada a prestarle especial  atención a otra faceta de la realidad circundante, relacionada ahora con el tema laboral. Y es que, ya fuera por tener antecedentes penales o por no haber terminado la educación media, muchos hombres y mujeres ( jóvenes o viejos, padres de familia o no) se encontraban, al buscar trabajo, con que las puertas estaban cerradas de antemano para ellos o, si no, les daban directamente con ellas en sus propias narices.

A Rossana le bastó aquilatar lo anterior para comprender la impotencia de la gente. Y  gracias a esto, entre ella y su marido empezaron a darle vueltas y más vueltas al tema: había que tomar cartas en el asunto, dar con alguna iniciativa para paliar la realidad. Pero lo que ella no sabía es que muy pronto le iba a tocar a ella vivir lo mismo en carne propia. 

Cuando me separé, me quedé sola con mis cinco hijos. No tenía trabajo, ni posibilidades de conseguirlo. No tenía cómo darles de comer. Así que tuve que entregárselos a su papá y a mi suegra para que se hicieran cargo de ellos, yo- no- podía-. Fue espantoso. Y hasta hoy me pesa haberlos dejado. Siento que, aunque estuve siempre pendiente de ellos, los abandoné.”

Y así continúa su historia-

“A lo largo de los años, logré conseguir trabajo y empecé a salir adelante. Con mi nueva pareja comencé a idear la posibilidad de hacer algo por nuestro entorno. Un legado no solo para la comuna de Tierra Amarilla, sino para que mis hijos estuvieran orgullosos. Una oportunidad, además, para dar trabajo a quienes por distintas circunstancias no tenían  forma de acceder a uno. Así, mientras me desempeñaba como secretaria de un sindicato, un grupo de empresarios chinos arribaron a la localidad con la idea de implementar una minera.Y ellos mismos nos contaron que nunca dejaban residuos contaminantes porque aprovechaban todo. Y nos hablaron de los adoquines.”

Ya había una manera para descontaminar, pero había que hacerlo poco a poco. Así fue como, junto a Gonzalo Cisternas, su pareja, Rossana empezó a investigar el tema. Postuló a varios fondos. Los ganó. Y con ese dinero logró emprender lo que después iría a dar tan relevantes frutos, debido a la posibilidad (real y probada) de fabricar ellos mismos sus eco-adoquines, hechos con puros relaves mineros. Lo mejor es que todas las investigaciones arrojaron resultados favorables: Los ladrillos no son contaminantes y tienen una vida útil de más de una década.

¡La Gloria! 

Por eso ahora es la propia Rossana quien toma la palabra: 

“Nuestros eco-adoquines de relave han causado una tremenda expectativa en las comunas mineras del país. Mal que mal, son ellos -igual que nosotros antes – los que conviven con estos desechos. Ahora quieren replicar nuestro producto en todas partes, no sólo porque se pueden crean distintos tipos de espacios públicos donde antes sólo ha habido residuos, sino porque sirven para hacer lo que quieras con ellos en el suelo: Plazas, parques, rutas camineras se están levantando continuamente en aquellos lugares donde antes sólo había residuos contaminantes”

 “Una inmensa esperanza para una mejor calidad de vida en este planeta.”