MI RED

Es una comunidad colaborativa integrada por las mujeres emprendedoras sociales premiadas por Mujer Impacta a lo largo de todo el país, generando un vínculo entre quienes la componen.

BENEFICIOS

Crecimiento

Cursos de perfeccionamiento y especialización entregados por distintas casas de estudio e instituciones que apoyan el propósito, con el fin de darles herramientas para que sigan siendo sostenibles en el tiempo.

Visibilidad

Presencia en diferentes medios de comunicación (escritos, radiales y audiovisuales), en redes sociales, el libro Mujeres que Impactan, los Encuentros de Impacto y Conversatorios de Impacto donde dan a conocer sus iniciativas.

Colaboración

Acciones en conjunto para y entre todas las Mujeres Impacta, generando una red de sinergia con el fin de potenciar sus organizaciones e iniciativas.

Sandra Ponce
Sandra Ponce

Tomó una escoba para barrer su calle en la comuna de San Ramón. Lo hacía porque soñaba con que su entorno se colmara de dignidad y color, lográndolo junto a la ayuda de algunas vecinas que decidieron salir también de sus casas para ayudarla a limpiar. Así recuperó espacios públicos perdidos que había en la comuna.

Susana Navarro

Se crió en una mediagua donde su madre se pasaba todo el día exigiéndole que estudiara. Ahora es directora de la Escuela Presbiteriana El Salvador en Peñalolén, establecimiento reconocido por el Mineduc como uno de los 25 centros educacionales con menor acoso escolar.

Marcela Colombres
Marcela Colombres

Tenía todo para dedicarse a la investigación universitaria, pero prefirió cambiarlo para ser la líder del proyecto Bus ConCiencia, un laboratorio científico móvil que acerca la ciencia a escuelas vulnerables del país, en forma gratuita.

Angélica Briones
María Angélica Briones

Impactada veía cómo los niños de su barrio trabajaban, no tenían para comer y muchos estaban sumidos en la droga. Para ellos acondicionó un club deportivo abandonado donde aprenden BMX Free Style (saltos en bicicletas sobre rampas). Los niños aumentaron en el gimnasio y disminuyeron en la calle: el deporte ha ayudado a promover la vida sana.

Elina Amirá
Eliana Amirá

Trabajando como terapeuta ocupacional con personas esquizofrénicas, creó una pastelería donde los pacientes pudieran hacer y vender productos, logrando un ingreso digno y ser un aporte para sus familias. Ya hay dos locales atendidos por alrededor de 25 personas.

Patricia Beltrán

Dejó el hábito de monja para dedicarse completamente a acoger, rehabilitar y reinsertar socialmente a mujeres que ejercen la prostitución en Valparaíso. Así inició la Fundación Betania Acoge, donde aprenden un oficio y cuentan con una importante red de apoyo.

Janet Figueroa

Formó “Las Bordadoras de Alto Hospicio”, con el fin de cambiar el estigma negativo del pueblo del norte, donde participan más de 300 mujeres vulnerables creando grandes murales bordados que cuentan la historia de la zona, con lo que han generado una excelente fuente de ingresos.

MARIA EUGENIA VALDES
María Eugenia Valdés

Esta religiosa es la coordinadora de la Pastoral de Diversidad Sexual, que acoge y acompaña en la fe a homosexuales católicos que se sienten juzgados y discriminados por la sociedad.

Maria Luisa Vial
+ María Luisa Vial

Desde su casa veía cómo los niños de la población Juan Pablo II jugaban en la orilla del río Mapocho. Para ellos fundó un colegio en Lo Barnechea, destacándose por dar educación gratuita, integral y de calidad a niños en situación de vulnerabilidad y pobreza.

Andrea Hernández

Su experiencia de abandono en la niñez la impulsó a crear la Fundación Las Parcelas, en La Pintana. Allí acoge diariamente a alrededor de 50 niños para protegerlos de las drogas y la violencia que acechan en la zona, dándoles contención y alimento.

Andrea Zondek
Andrea Zondek

Siendo muy joven, comenzó a trabajar en la sección de rehabilitación de un hospital público. Por los pacientes que conoció, creó la Fundación Tacal, que capacita a personas vulnerables en situación de discapacidad y los ubica en puestos de trabajo de acuerdo a sus habilidades.

Claudia Caroca
Claudia Caroca

En medio del ambiente hostil de la cárcel, creó el taller de reciclaje y medioambiente llamado Colina2.zero. Enseñando sobre sustentabilidad a los internos, logró disminuir los niveles de agresividad y violencia entre ellos.

Nicola Schiess
Nicola Schiess

Mientras trabajaba en Viena, sintió que le faltaba algo a su vida. Volvió a Chile y creó la Fundación Teatro del Lago en Frutillar, que a través de la cultura ha acercado a más de 120.000 niños a diversas expresiones artísticas. Además, da formación musical a jóvenes talentos de escasos recursos.

Bárbara Soto
Bárbara Soto

Fundó “Yo elijo”, el primer afterschool de Chile, que prepara a jóvenes de escasos recursos y bajo rendimiento académico para ingresar a la universidad y acompañarlos en sus estudios. Actualmente hay más de 480 jóvenes cursando la educación superior gracias a este apoyo.

Nora Valencia
Hermana Nora Valencia

Dirige la Fundación Santa Clara, que acoge a niños portadores de VIH. Los cuida, abraza y les entrega todo el amor que tiene, aunque sabe que ellos al poco tiempo dejarán el hogar para ser adoptados o volver a sus familias de origen.

Pía Salas

Luego de ver por la televisión a unos niños que vivían a orillas del Mapocho, decidió salir de la comodidad de su casa para crear la Fundación Abrazarte. A través de ella ayuda a niños y jóvenes en situación de calle, entregándoles cariño y herramientas para reinsertarse en la sociedad.

Fabiola Salinas
Fabiola Salinas

Se crió en La Legua, lugar del que emigró y al que decidió regresar al quedar viuda con 29 años y 2 niños. En 2004 formó el grupo folclórico Raipillán donde bailan 300 jóvenes de situación vulnerable, quienes pueden practicar en un ambiente sano, rodeado de personas que los apoyan. Incluso han logrado financiar los estudios superiores de varios de ellos gracias a donaciones privadas.

Carolina Perez
Carolina Pérez

A los 24 años un accidente automovilístico la dejó tetrapléjica, pero no la amilanó: creó el programa radial “Saliendo a flote”, donde aborda temas relacionados con los derechos y deberes de las personas con discapacidad.

Magdalena Muñoz
Magdalena Muñoz

Habiendo tenido una infancia difícil, se convenció de que todo niño merece ser feliz. Por eso impulsó la Fundación Ideas para la Infancia, iniciativa que capacita, entrena y da herramientas a distintos profesionales que trabajan con menores y sus familias.

María de la Luz Larraín
María de la Luz Larraín

En un viaje se impresionó por la extrema pobreza que vio en el sur de Chile. Sacó de su casa todo lo que ya no usaba y lo vendió para utilizar las ganancias en microcréditos para mujeres de La Araucanía. Así nació la ONG Debuenafe, que tiene varios buzones repartidos por Santiago para recolectar las donaciones, y ha beneficiado a más de cuatro mil mujeres a lo largo del país.

Paulina Arellano
Paulina Arellano

Luego de trasladarse con su marido a San Javier y enfrentarse a la imposibilidad de tener hijos, decidió adoptar para convertirse en madre. Así surgió su preocupación por las mujeres que piensan en el aborto y creó Amigos del Maule por la Vida, que apoya, acompaña y brinda asistencia a mujeres con embarazos vulnerables hasta después del nacimiento.

Pamela Prett

Madre de cuatro hijos, dos de ellos con discapacidad, ha experimentado en carne propia las dificultades que conlleva moverse en una ciudad no preparada para trasladarse en silla de ruedas. Pero de la queja inicial pasó a la acción y creó la Corporación Ciudad Accesible, que promueve la accesibilidad universal en nuestro país.

Carolina Galaz
Carolina Galaz

Quiso ser bailarina, pero la vida la llevó por un camino que hoy la satisface más. Creadora de la Fundación LaCaracola, acompaña y da apoyo a niños con enfermedades terminales. A través del arte, les enseña a manejar y expresar sus emociones, ayudándolos a ellos y a sus familias en el doloroso y difícil proceso de enfrentarse a la muerte.

Elizabeth Guzmán
Elizabeth Guzmán

Esta mujer que sufre de lupus, abandonada al nacer y luego adoptada por una madre analfabeta, es directora de una escuela rural de la Región de Los Ríos. Logró que un 2° básico lograra el segundo lugar nacional en el SIMCE y trabaja todos los días para que sus alumnos, la mayoría de origen mapuche, valoren sus raíces y tradiciones.

Jessica Rivas
Jessica Rivas

Esta gendarme se dedica a fomentar la reinserción social, para que la prisión deje de ser una escuela del delito. En el Centro de Educación y Trabajo de la cárcel de San Joaquín, aumentó las plazas de empleo y los sueldos a más de 300 internas.

María Angélica Baragaño
María Angélica Baragaño

Madre de un hijo ciego y con múltiples discapacidades, fundó y dirige con gran esfuerzo la corporación Corpaliv, para brindar de manera gratuita oportunidades de educación y rehabilitación a niños y jóvenes en similares condiciones.

Popa Ramírez
Gladys “Popa” Ramírez

La enfermedad de una de sus hijas la impulsó a fundar Amigos de Jesús, institución que cuenta con varias casas abiertas para recibir, educar y dar espacios de recreación y rehabilitación a niños de escasos recursos con algún tipo de discapacidad.

Gracia Carvallo
Gracia Carvallo

En memoria de su hermano deportista, busca alejar a niños en riesgo social de peligros como la droga y la violencia, ofreciéndoles distintos talleres deportivos y recreacionales a través de su Fundación Ganémosle a la Calle.

Patricia Pupkin

Decidida a contribuir para mejorar la calidad de vida de los adultos mayores en Chile, es presidenta de la Fundación AMANOZ, que brinda apoyo y acompañamiento a personas de la tercera edad, a través de distintas actividades, talleres y visitas domiciliarias.

Maite Zubía

Para dignificar a través del trabajo a hombres en situación de calle acogidos en la Hospedería del Hogar de Cristo, creó la Fundación Expreso, a través de la que les da la oportunidad de aprender y ejercer un oficio, elaborando tablas de cocina con maderas recicladas, por las que obtienen un ingreso.

Rosa Tamsec
Rosa Tamsec

Emprendedora de esfuerzo, logró un gran éxito con sus empresas en Coquimbo, y al ver las necesidades educativas de sus trabajadores, implementó dos colegios gratuitos, uno para adultos y otro para estudiantes de pre-kinder a cuarto medio, ofreciéndoles una oportunidad.

sandra-corrales
Sandra Corrales

Al conocer a los niños enfermos terminales en los hospitales de nuestro país, esta atleta de alto rendimiento impulsó la Fundación Deportistas por un Sueño para apoyar, acompañar y ayudar a estos pacientes y sus familias en el difícil proceso que enfrentan.

Andrea Henrríquez
Andrea Henríquez

Sufrió bullying escolar y ahora promueve la convivencia positiva entre los estudiantes. Logró liberarse de todas las secuelas negativas para compartir una historia con final feliz, generando un cambio en muchos niños que han vivido situaciones de maltrato.

Catalina Cabrera

Trabajadora social y primera mujer guardia de seguridad de Arica, ofrece clases de karate-do a mujeres víctimas de violencia doméstica, para fortalecer su autoestima y renacer espiritualmente, fomentando su desarrollo a través de la defensa personal.

Constanza del Río

Al enterarse que había sido adoptada, y de manera irregular, comenzó una ardua búsqueda de sus orígenes. En este proceso descubrió que muchas personas vivían una situación similar, por lo que decidió dedicarse a propiciar el encuentro entre padres e hijos biológicos que anhelan conocerse.

Elena Rada
Elena Rada

Continuando una labor iniciada por su padre en 1925, a sus 93 años dirige en Punta Arenas una fundación que provee casa, alimentación y bienestar a adultos mayores en situación de abandono. Se les da un hogar digno y la atención necesaria para que vivan independientes y cómodos sus últimos años.

Marcela Zubieta
Marcela Zubieta

Al perder a una hija a causa del cáncer, creó una fundación que ofrece servicios de calidad a niños oncológicos y sus familias en hospitales públicos del país, ofreciéndoles de manera gratuita apoyo médico, social, escuelas hospitalarias, casas de acogida, entre otros.

Hermana Nelly León

Capellana de Gendarmería en un Centro Penitenciario Femenino, reinserta social y laboralmente a las reclusas, acogiéndolas y dándoles herramientas a fin de favorecer su reincorporación a la sociedad.

Nadia Valenzuela
Nadia Valenzuela

Nadia es una soñadora innata. Profesora de una escuela ubicada en Angol donde la población estudiantil está formada casi en su totalidad por descendientes mapuches y comprende una población estudiantil de 148 alumnos, cuyas edades oscilan entre los 5 y 18 años. Más del 60 % de los alumnos presentan vulnerabilidad social. Ya lleva más de 5 años trabajando en la escuela, donde se propuso como meta mejorar el mundo cultural de la comunidad educativa y mejorar sus expectativas y aspiraciones de vida. Cuando llegó a la escuela, implementó un taller de ciencias y de ecología, el cual tenía como objetivo principal, realizar investigaciones científicas basadas en resolver problemas del entorno, utilizando todos los medios que nos brindaba la naturaleza. Y fue así, como surge la idea de realizar una investigación con un problema que venía presentando nuestro lago: desde hace unos años, comenzó a proliferar una planta acuática invasora en la zona media del Lago llamada Egeria densa. Con los alumnos comenzaron a hacer acopios en varias composteras ubicadas en el patio de la escuela, lo hicieron fermentar para acelerar el proceso de degradación, y posteriormente fue convertido en abono orgánico, el cual era entregado a la comunidad para que pudiesen realizar sus propios cultivos y así obtener mayores ingresos para sus familias. En marzo de 2014 recibió una invitación de la Fuerza Aérea de Chile para asistir a la Feria Internacional del Aire y el Espacio con la finalidad de ir a exponer otra investigación que han desarrollado con los alumnos y que consiste en enviar a la Estación Espacial Internacional un liquen abundante de la zona que tiene la capacidad de absorber contaminación por metales pesados o contaminación atmosférica y de esta forma determinar a qué contaminantes se encuentran expuestos los astronautas. Postuló a la Organización de Naciones Unidas (sede Austria) para que donen un “Clinostato”, aparato que entregan en comodato por 4 años que les permitiría cultivar plantas en un ambiente de microgravedad simulada. Este instrumento lo entregan a personas que se destaquen en el ámbito de investigación científica. El pasado 2019 fue un año de premios y logros para Nadia, donde consiguió obtener el premio Global Teacher Prize y ser parte de un premio internacional que le permitió visibilizar su labor en el extranjero.

+ Paulina Soto

Llegó desde Cauquenes a Santiago como asesora de hogar. Impresionada por la situación de la gente de calle, se unió a un grupo que les preparaba comida. Hasta sus últimos días de vida trabajó como secretaria, y en su tiempo libre, gracias a donaciones, cocinó y repartió platos calientes cada semana a quienes lo necesitaban.

Rossana Cortes
Rossana Cortés

Rossana es una mujer que ha vivido por años en un lugar contaminado con desechos mineros. Mamá de 5 hijos, tuvo que entregarlos al papá y su suegra por no tener los recursos para mantenerlos. Siempre tuvo un interés particular por mejorar la calidad de vida en su localidad, Tierra Amarilla. De allí se inspiró para sacar un producto ecológico y útil en la construcción, como así también aportar en la descontaminación del medio ambiente. Así es como nace su iniciativa donde transforma los relaves mineros, que están a 5 metros de las viviendas del sector, en eco adoquines. Estos ladrillos ecológicos pueden utilizarse para construir plazas, caminerías y parques justo en esos sitios donde hoy están ocupados por residuos contaminantes, espacios que permitirían mejorar la calidad de vida de su entorno.

Paulina del Rio
Paulina del Río

Paulina es una mujer que siempre está con una sonrisa en su rostro, pero detrás de esa sonrisa hay una historia de vida muy dura. Ella vivió el suicidio desde muy cerca. En el 2005, su hijo mayor Jose Ignacio, tomó la decisión de quitarse la vida. Ella supo de esta trágica noticia en medio de un viaje de regreso a Chile. Ella lo presentía…ese instinto materno la alertó desde un comienzo, pero ya era tarde. Cada uno vive el luto a su manera, pero a ellos les costaba hacerse la idea que la familia tenía un integrante menos. Ella posterior a este gran dolor, decidió no ocultar la verdad acerca de la muerte de José Ignacio, más allá del estigma social. Pasados los 2 años de lo ocurrido, consiguió la fortaleza para comprender lo que estaba viviendo. Después de un tiempo, la contactaron con un grupo de mamás que habían perdido a sus hijos y eso fue un apoyo muy grande, entendiendo que no era la única. Al principio sintió culpa, pero luego decidió transformar esa culpa e investigar. En ese proceso, conoció chats y blogs donde personas compartían el deseo de suicidarse y brindaban consejos para efectuarlo. Un día decidió entrar a un chat y contar su historia, además de ofrecer hablar en caso de que alguien lo necesite. A partir de allí empezaron a llegarle correos de personas que necesitaban ese espacio de hablar y compartir lo que estaban viviendo. Producto de ese resultado es que decidió especializarse en técnicas de ayuda real a través de diplomados y cursos de asistente en intervención de suicidios y entrenadora en crisis. Así nace la Fundación Jose Ignacio, donde ofrece apoyo gratuito para intervenir en la prevención del suicidio como así tambien acompañar a padres y familiares tras la pérdida de un ser querido.

Maritza Bustos
Maritza Bustos

Maritza es una mujer esperanzadora y con mucha perseverancia. Cuando fue mamá por segunda vez de su hijo Matías, los médicos le diagnosticaron autismo y le aseguraron que él no caminaría nunca. Ella en vez de quedarse con esa única opinión, decidió visitar a diversos especialistas y probar distintas terapias. Lamentablemente no habían resultados ni evoluciones en Matias, sin embargo, ella no perdía la esperanza. Siguió investigando y estudiando hasta que conoció la Terapia ABA, la cual está basada en técnicas conductuales con tres principios básicos: el análisis, el comportamiento y la aplicación. El problema es que esta terapia no existía en Chile, por lo que como familia decidieron viajar a Colombia, país que llevaba más años ejerciéndola. Con el apoyo de familiares y vecinos lograron costear el viaje para probar la prometedora terapia. La probaron y tuvo resultados positivos, generando en Maritza interés por capacitarse y formarse profesionalmente para ella atender personalmente a su hijo. Ese conocimiento que adquirió producto de su experiencia y de su entereza, la llevaron a traer la terapia a Chile. Ella logró lo que los médicos le dijeron que era imposible y hoy Matias ha superado las barreras gracias a la perseverancia y el profesionalismo de Maritza.

Paola Gateño
Paola Gateño

“Yo soy micropigmentista especializada en pechugas”. Así de directa y humilde es Paola Gateño, una mujer de 38 años que dedica su vida a apoyar, sin fines de lucro, a quienes son diagnosticadas con cáncer de mama. Lo hace a través del maquillaje artístico permanente y procedimientos para borrar cicatrices. Pero detrás de esa escueta definición hay años de estudios, investigación y especialización no solo en arte y micropigmentación, sino en Estética Oncológica, carrera que logró sumar a su currículo en España porque en Chile no existe. También hay mucha humanidad y ganas de tenderle una mano a esas mujeres que no la están pasando nada bien. Ella se interesó en todo esto cuando estuvo en Europa, porque allá la reconstrucción estética oncológica estaba muy avanzada y le permitía fusionar su pasión por el arte con su eterna preocupación por el otro; pero no lo hizo porque ella, o alguien de su familia, hubieran atravesado por algún padecimiento parecido, lo hizo solo por brindar apoyo, contención y ayuda a los demás. Así nació la Fundación de Estética y Micropigmentación Paramédica y Oncológica (FEMPO), donde llegan mujeres en distintas etapas de su enfermedad. Desde entonces ha atendido a unas dos mil mujeres de todo Chile sin distinción. A todas, así algunas tengan recursos, las atiende gratis.

Pia Villanueva
Pía Villanueva

Pía es una mujer con convicción y muy profesional. Durante sus vacaciones en la Isla Robinson Crusoe, se encontró con un niño que no podía pronunciar su nombre. Fonoaudióloga de profesión y apasionada, le propuso enseñarle al día siguiente y para su sorpresa el niño no llegó solo: había una fila de niños esperando a la doctora que iba a tratar a los niños que tenían problemas de habla. Eran más de 50 personas que requerían tiempo y un tratamiento. Allí pudo ver que la Isla tenía una gran necesidad, que había carencia de profesionales y temas de fondo que debían ser tratados. A partir de esa experiencia nace el programa de estimulación a niños de la isla Robinson Crusoe. Al llegar a Santiago, presentó el proyecto en la Universidad de Chile y aplicó al programa de fondo central de investigación, para poder recibir la ayuda necesaria para llevarlo a cabo. Llegar a la isla no fue tarea fácil, ya que los vuelos comerciales no eran accesibles. Decidida a no olvidar, reunió los fondos, motivó a colegas y estudiantes, los hizo parte del proyecto. Viajaban en avionetas, buques de carga y de la Armada por horas, inclusive días. Se alojaban en casas de los isleños, carabineros y autoridades; trabajaban en un pequeño espacio asignado en la única escuela existente en ese momento y repetían el viaje cuatros veces al año por más de una década.

Sonia Castro
Sonia Castro

Sonia es una mujer con una fortaleza y una convicción que se nota es su principal motor. Cuando le dieron el diagnóstico de su hija Rocío, le dijeron que ella no sería feliz, por lo que se propuso cambiar esa opinión a una realidad de felicidad y goce entre madre e hija. En el 2006 creó un blog con el fin de apoyar y acompañar en el camino a personas que viven lo mismo que ella, a luchar contra la soledad y el rechazo continuo de la sociedad de personas que tienen alguna discapacidad. Rocío tiene parálisis cerebral y ella como mamá trata día a día de dar a conocer la condición de su hija y que no sea discriminada por desconocimiento. Así, Mamá Terapeuta nace y trasciende, convirtiéndose en su primer libro, donde cuenta su historia personal como mamá y cuidadora de su hija. Otro de sus objetivos en este camino, ha sido el de humanizar el trabajo de las cuidadoras, pues es una tarea muy estresante donde manifiestan dolores inexplicables, caída de cabello y demás sintomatologías. Su sueño es cambiar la percepción de discapacidad y lograr que Chile verdaderamente sea un país inclusivo.

Claudia Guerrero
Claudia Guerrero

Claudia es una mujer con una mirada triste. Madre de dos hijas, vivió una de las situaciones más devastadoras para el corazón de una mamá: sus hijas fueron violentadas por el jardinero del jardín infantil al cual asistían. Sin saber que hacer, decidió renunciar a su trabajo para acompañarlas y comenzar un proceso que desconocía. Después de realizar la denuncia y comenzar el proceso, se dio cuenta de lo desasistidas y solas que estaban las personas que pasaban por la misma situación por la que ella estaba pasando. Una vez que pudo hacer justicia y logró que el abusador sea encarcelado por mas de 5 años, decidió transformar el dolor y hacer, es por eso que creo la fundación “No más abuso sexual infantil” para ofrecer de manera gratuita apoyo legal, social y psicologico a las familias que exigían justicia a diario y que habían pasado por algo similar a lo que ella había vivido con sus hijas.

Anne Traub

Anne es una mujer profesional y decidida. Luego de un viaje que realizó con su marido a Estados Unidos, conoció un modelo interactivo de desarrollo que tiene como foco la educación en niños de 2 a 4 años. Está comprobado que la primera infancia es determinante para la evolución y el desarrollo de los niños. Así es como el programa The Mother- Child Program, utiliza la educación para romper el ciclo de pobreza de las familias de bajos recursos. Así es como Anne se enamoró de este proyecto y muy decidida volvió para contribuir en la formación y capacitación inicial de los niños de Chile. Con el apoyo de su marido, le fue dando forma al modelo y en 2015 nace la fundación Niños Primero, a través de la cual realizan sesiones de estimulación lideradas por monitoras. La fundación se encarga de proporcionar diferentes herramientas para ayudar a la familia a desarrollar habilidades parentales que fortalezcan el desarrollo cognitivo y socioemocional de los niños. Anne sueña que su modelo educativo se transforme en política pública, permitiendo que todos los niños tengan una preparación en su primera infancia para el resto de sus vidas.

Elisa Cubillos

Elisa es enfermera. Es una señora autodidacta y muy entregada a lo que hace. Cuando a su marido le diagnosticaron parkinson, ella tomó sus fuerzas y se convirtió en un apoyo. Siempre supo que quería que su marido, más allá de su enfermedad, se mantenga autónomo y pueda llevar adelante una vida lo más normal posible. Así fue como empezó a acompañarlo a sus terapias y como vio que cada día estaba más débil y sedentario, tomó las riendas y decidió tratarlo ella misma. Ella se ocupaba de darle sus medicamentos, llevar adelante sus terapias y ayudarlo con sus comidas. Esa entrega que Elisa dio por su marido tuvo su efecto positivo: él se veía más independiente, fuerte y sobre todo autovalente. Al ver sus resultados, decidió ayudar a las personas de la región que sufrían la misma enfermedad que su marido. Primero empezó en su casa, recibiendo personas diagnosticadas y de forma gratuita los apoyaba con distintos tipos de terapia. Así nace la Fundación Regional de Parkinson Maule. En ella cuenta con profesionales médicos, kinesiólogos y por sobre todo, un apoyo emocional para pacientes que tienen diferentes grados de Parkinson.

Natalia Rebolledo

Mitigar el cambio climático. Nunca vio tanta necesidad de tomar acciones concretas para adaptarse al cambio climático como cuando se trasladó a la Región de Coquimbo. Hace cinco años creó la Fundación Un Alto en el Desierto, organización sin fines de lucro que hoy apoya a 15 escuelas rurales que reciclan “aguas grises”, ahorrando lo equivalente a 100 camiones aljibe al año. Con su iniciativa ha beneficiado a más de 20.000 personas.

Marisol Alarcón

Nueva instancia de empleabilidad. Busca luchar contra dos paradigmas: por un lado, la baja participación femenina en la industria tecnológica; y por otro, la creencia de que se necesita un diploma universitario para agregar valor a la sociedad. Hace cinco años fundó Laboratoria en Chile, un startup social que entrega una carrera en tecnología a mujeres que no han tenido oportunidades de acceder a educación de calidad. A la fecha, 500 mujeres han egresado de los cursos.

María Teolinda Higueras

Lectura para todos. Acercar el universo literario a todos los habitantes de la Región de Los Lagos ha sido siempre una determinación de María Teolinda Higueras. Hace décadas ayudó a fundar la biblioteca de Quemchi y, desde 2016, cuenta con su propia bibliolancha Itinerante, única en todo el país y que llega a cada isla del archipiélago para que sus habitantes puedan visitar la biblioteca y también recibir capacitaciones y talleres culturales.

Silvia Sittler

Acogida de niños. Luego de ver a menores de corta edad trabajando en Curicó por unas pocas monedas, Silvia Sittler creó hace más de 20 años la Corporación NAIM, una entidad privada sin fines de lucro cuya misión es acoger durante el día a niños, adolescentes y familias que viven en marginalidad social y vulneración de derechos. El lugar busca ser un espacio de acogida, donde compartan entre ellos. Solo en 2020, ha apoyado a más de 300 niños y familias.

Natacha Valenzuela

Cuentos para la infancia sorda. Cuando Natacha Valenzuela descubrió que la infancia sorda no conoce el español y la lectura como los demás la conocen, decidió actuar. Tomó algunos libros de cuentos que ella misma había escrito y junto a un grupo en Viña del Mar los convirtió en obras literarias adaptadas para la comunidad sorda: videolibros en lenguaje de señas. Tras más de cinco años, ha beneficiado a cientos de familias y niños.

Mónica Arteaga

Una batalla contra el cáncer. Después de que su hija pequeña y posteriormente su marido fueran víctimas del cáncer, Mónica Arteaga se vio en la necesidad de estar lejos de su familia mucho tiempo debido a los tratamientos. Al volver, sintió la responsabilidad de apoyar a aquellos que se vieran en una situación similar a la suya y hace 19 años creó la Fundación de Ayuda al Niño Oncológico Casa Sagrada Familia, en Santiago, que puede recibir simultáneamente a 30 niños con su apoderado. A la fecha ha apoyado a más de 400 familias y hoy busca construir un hóspice pediátrico, para niños que estén en la etapa final de su vida.

Evanyely Zamorano

Frenar el ciberacoso. Evanyely Zamorano y su marido vivieron lo peor que le puede pasar a un padre: su hija Kathy se suicidó en 2018 luego de varios episodios de ciberacoso que no lograron detectar. Durante el duelo, crearon la Fundación Summer con el objetivo de sensibilizar a las comunidades escolares del país respecto del bullying y prevenir el suicidio juvenil. Solo en 2019 impartieron más de 200 charlas a distintas comunidades educativas, impactando a más de 80.000 personas de forma directa.

Karen Berríos

Apoyando a la comunidad. Karen Berríos nació y creció en el campo y desde los 16 años ha ayudado a los vecinos del sector de Fresia. Hoy es directora de Lechería Sustentable, una granja agrícola donde siempre está vinculada a su comunidad mediante juntas de vecinos, clubs deportivos, centros de padres. Desde ahí, Karen promueve el manejo de las praderas, con la conservación y gestión ecológica del bosque nativo de la comuna de Fresia. Con esta iniciativa, ha ayudado a más de 1.000 personas de la zona.

Elena Bolados

Enfermar con dignidad. Oriunda de la Serena, tras vivir un gran sufrimiento por la muerte de su ahijado siendo sólo un niño, Elena Bolados se propuso luchar por que todos los niños de la región enfermos de cáncer tuvieran dignidad para vivir y más aún, dignidad para morir a través de la Organización de Padres de Niños Oncológicos, donde se les da ayuda en recursos, pañales, útiles, acompañamiento, reembolso de pasajes y apoyo psicológico a los padres durante el tratamiento de sus hijos.

Patricia Díaz

Desde que tiene memoria, Patricia ha sentido la necesidad de ayudar al prójimo. En el año 1990 ingresó a bomberos en la comuna de Paine, labor que realiza hasta el día de hoy y que conjuga con su trabajo como ejecutiva bancaria. Ser voluntaria de bomberos le permitió tener los primeros acercamientos a personas en situación de calle, lo que la motivó hace 10 años a fundar la agrupación “Acción Calle”, para entregar kits de ropa, higiene y comida y cariño a personas sin hogar. En los últimos años ampliaron su recorrido a las comunas de Santiago, Lampa, Recoleta, Estación Central y Quinta Normal. Todo esto, financiado con aportes propios o donaciones. En el año 2013 lograron constituirse oficialmente como fundación y hoy cuentan con 17 voluntarios activos, los que ayudado a más de 500 personas.

Ana Vanessa Marvez

Ana nació en Caracas, pero hace más de 5 años llegó a Chile producto de la crisis migratoria. Es licenciada en educación musical y tiene un magíster en Gestión de Políticas Culturales por la Universidad Central de Venezuela. Llegó a Chile el 2015 y comenzó a trabajar como recepcionista en una academia de arte en Ñuñoa. Se sentía afortunada, ya que en menos de 15 días había conseguido trabajo, pero también la entristecía no poder ejercer en lo que realmente le apasionaba: la educación, la música y el arte. A diario se encontraba con filas de inmigrantes con sus currículums impresos buscando dónde enseñar, de los cuales menos del 10% lograba encontrar trabajo. Fue así como en 2017 nace la “Fundación Música para la Integración”, cuyo objetivo es ir al rescate del artista inmigrante a través de la música, además de entregar ayuda social y desarrollo formativo. Hoy, a pesar de que la fundación no posee un establecimiento fijo, cuenta con cinco centros formativos para adultos y niños, tres orquestas y más de 350 músicos involucrados, inmigrantes y chilenos. Además, la oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) auspicia la iniciativa, con donación de instrumentos y/o contrataciones.

María Ignacia Lewin

María Ignacia es madre de cuatro hijos, periodista y profesora. En abril de 2020 dos alumnas universitarias, con quienes había trabajado en proyectos sociales anteriores, se contactaron con ella porque tenían la idea de hacer clases en línea a niños y niñas que, producto de la pandemia, necesitaban reforzamiento académico. Fue así como María Ignacia se transformó en la mente maestra de “Conectado Aprendo”, modelo que junto a su hermana Francisca y dos personas más, idearon para enlazar a estudiantes a lo largo de todo Chile que necesiten apoyo o refuerzo académico, con jóvenes universitarios y profesionales que tuvieran la voluntad de enseñar. “Creemos y confiamos que este modelo puede disminuir brechas y lograr aprendizajes significativos en los niños”. Actualmente, “Conectado Aprendo” cuenta con 1.217 alumnos y alumnas inscritos desde diferentes partes del país, así como 1.692 tutores que han ayudado en la realización de 2.532 tutorías.

Melyna Montes

Cuando llegó a la capital desde Parral, región del Maule, Melyna “se vino con lo puesto y muchos sueños por delante”. Se instaló en los departamentos abandonados Copeva de Bajos de Mena, en la comuna de Puente Alto. Durante los años viviendo en el sector, Melyna cayó en la drogadicción e incluso fue víctima de un asalto que la dejó a ella y a su recién nacida durmiendo en el suelo sobre pedazos de cartón. Sus vecinos, comenta, fueron quienes la salvaron y la sacaron de esa situación. Para ella, esos gestos la impulsaron a trabajar duro para “cambiarle la cara” a su comunidad. Hace 5 años creó un medio de comunicación local, organizando una red que ha beneficiado a más de 300 familias de la comunidad Bajos de Mena. Actualmente está trabajando en la apertura de una consulta médica gratuita para apoyar a los Cesfam de la zona que no dan abasto y en el desarrollado una línea de productos hechos a mano por artesanos locales, con un centro de capacitación de emprendimiento gastronómico.

Soledad Lama

Soledad es empresaria y gerente general de COMACO, empresa que presta apoyo logístico integral a los principales centros de distribución y plantas del país. Sin embargo, en 2018, en medio de la crisis social del 18 de octubre, Soledad investigó las mayores demandas de la población y comprendió que uno de los principales descontentos de las personas era la enorme diferencia de sueldos entre empleados y empleadores. Frente a ese escenario, Soledad se preguntó cómo los empresarios de Chile podían aportar a la solución de estas demandas y se le ocurrió que la mejor forma era impulsar un programa con el fin de incentivar que dentro de cada empresa no haya una diferencia mayor a 10 veces entre el sueldo más alto y más bajo, con un mínimo imponible de 22 UF. Así es como nace la Fundación 10x, organismo que ha logrado -hasta el día de hoy- que más de 1.500 empresas se hayan asociado a esta iniciativa, beneficiando a 44.908 trabajadores dentro de Chile.

Elizabeth Escobedo

Soledad es empresaria y gerente general de COMACO, empresa que presta apoyo logístico integral a los principales centros de distribución y plantas del país. Sin embargo, en 2018, en medio de la crisis social del 18 de octubre, Soledad investigó las mayores demandas de la población y comprendió que uno de los principales descontentos de las personas era la enorme diferencia de sueldos entre empleados y empleadores. Frente a ese escenario, Soledad se preguntó cómo los empresarios de Chile podían aportar a la solución de estas demandas y se le ocurrió que la mejor forma era impulsar un programa con el fin de incentivar que dentro de cada empresa no haya una diferencia mayor a 10 veces entre el sueldo más alto y más bajo, con un mínimo imponible de 22 UF. Así es como nace la Fundación 10x, organismo que ha logrado -hasta el día de hoy- que más de 1.500 empresas se hayan asociado a esta iniciativa, beneficiando a 44.908 trabajadores dentro de Chile.

Magdalena Pereira

Magdalena Pereira es al altiplano lo que don Francisco a la Teletón. Una "afuerina" que se conmovió con el estado deplorable en que se encontraban las iglesias patrimoniales de los valles interiores de Arica, territorio Aymara, y que se propuso hacer algo al respecto. Junto a su marido y un sacerdote fundó el 1999 la Fundación Altiplano, cuyo objetivo es restaurar iglesias y viviendas patrimoniales del norte que han sufrido daños estructurales importantes con el pasar de los años. La fundación ha logrado restaurar 16 iglesias y 50 viviendas históricas del altiplano. Hoy, después de 15 años de trabajo, ve su sueño cumplido y está encabezando un plan maestro de reconstrucción de 31 templos andinos, en coordinación con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y la Subsecretaría de Desarrollo Regional.

Tania Vera

Kinesióloga viñamarina de 29 años que provee a los adultos mayores de herramientas para que puedan prosperar en sus negocios y/o sacarles provecho a sus habilidades. Lo hace a través de la plataforma Jubilab, que promueve los emprendimientos de la tercera edad en redes sociales o brinda ayuda para buscar empleos acordes a sus capacidades, así como capacitaciones para que aprendan a utilizar herramientas modernas y digitales. Jubilab nació en 2018, luego de que Tania se diera cuenta de que en la región de Valparaíso habían muchos adultos en las calles vendiendo clandestinamente, debido a que la jubilación no les alcanzaba para vivir. Solo hasta el año 2021, Jubilab ha ayudado a más de 130 adultos mayores con sus iniciativas, logrando que obtengan un ingreso entre $300.000 y $500.000, aparte de su jubilación.

Dirección:

Luis Carrera 1289, oficina 204, Vitacura