19 de Noviembre

No se necesita citar a los expertos para saber que las mujeres son capaces de realizar múltiples tareas y que poseen una gran empática social.

A diario nos sorprendemos al ver cómo son capaces de controlar prácticamente el mundo, pero nos preguntamos: ¿Dónde sacan tiempo para hacer tanto? ¿Cómo multiplican las horas? ¿Cómo se mantienen tan activas? Seguramente cada una tiene sus trucos para lograrlo.

Pero hay algo que no deben olvidar, sea cual sea el panorama; ¿Qué significa ser mujer? sin duda alguna esta es una pregunta difícil de responder, ya que ser mujer implica demasiado, pero ante todo los roles que cumplen a diario, el más importante es el ser ellas, mantenerse en equilibro físico y mental para así poder ayudar a otros. 

Así lo explica Valentina Castro, Coach Ontológica y especialista en el cuidado personal. Ella nos cuenta la importancia del autocuidado, el respeto y amor propio.

¿Qué es el autocuidado?

El Autocuidado es sentirse, escucharse, elegirse y darse el tiempo. Es saber decir que NO, decir adiós a algunas personas o cosas. Pero por sobre todo es amarse primero, para así poder dar a otros.

¿Por qué es importante tomar conciencia del autocuidado?

Somos seres integrales de lenguaje, emoción, cuerpo y espíritu. Si seguimos nuestra vida con piloto automático y no nos detenemos a observarnos y hacernos cargo de lo que nos falta sanar o necesitamos en ese momento, no estaremos haciendo bien nuestra real pega, ya que la salud física y mental no es un fin en sí mismo sino que un medio que necesitamos para hacer y vivir esta experiencia humana. Si queremos fortalecer los vínculos y tener una mejor sociedad debemos partir por nosotros mismos.

Algunas mujeres le dedican todo su tiempo a distintas labores sin parar, porque creen que resulta egoísta tomarse un tiempo para ellas ¿Qué le dirías a esa mujer?

Que todos tenemos una batería y si esa batería no se recarga en el algún minuto dejará de funcionar y el mundo necesita de ella, entonces es un deber recargarse y cuidarse para así poder seguir entregando. El flujo de la vida consiste en dar y recibir. Ese es el equilibrio. 

¿Cuáles son los factores que restringen a algunas mujeres pensar en sí mismas?

La creencia que veo una y otra vez es que cuando paras estás perdiendo el tiempo y cuando en el fondo estás ganando tiempo. Ahí me acuerdo de la historia del leñador que quería cortar más árboles así que invertía todos sus esfuerzos y energía en hacerlo, pero no entendía por qué su rendimiento cada vez bajaba más. Luego que el capataz le preguntó “si había dedicado tiempo a afilar la sierra” justo en ese momento entendió.

 Si uno no para a afilar la sierra, a descansar, observar y meditar, nuestra productividad disminuye. Entonces hay que derribar la creencia que el “detenerse” es ser poco productivo. Este es una oportunidad que nos permite ver las cosas desde otras perspectivas y tomar mejores decisiones.

También hay algo muy fuerte en las personas que construyen sus identidades o su valor en cuanto a lo que hagan. Para ellos el “No hacer” no se lo permite ya que su amor propio está puesto afuera y no adentro. Es decir está en función del HACER y no del SER.

¿Cada cuánto tiempo es necesario darse un tiempo personal?

Todos los días, tiene que ser un hábito diario y no es necesario que sea de mucho tiempo. Simplemente es hacerte consciente y eso te permitirá vivir con intención y autocuidándote

A mí me ha resultado mucho meditar todas las mañanas y hacer una breve rutina de ejercicios que me permite sentir que hice algo por mí y que estoy más conectada. La meditación de 21 días de deepak chopra es una maravilla, ya la hago aleatoriamente y me entrega un mensaje cada día. Y como tengo varias cosas en el día agendo los espacios que necesito semanal y diariamente para mí.  

¿Qué mensaje les dejarías a todas esas mujeres que hoy buscan renovarse?

Les diría que para renovarse y cambiar nuestras vidas, hay que ir adentro. Hay que parar para mirarse, recargar (pasar por el corazón) quién eres en verdad y así sacar todo tu potencial. Que la vida cambia cuando realmente nos amamos sin condiciones, cuando nos miramos con amor y evolucionamos. Esa es la única forma de poder amar y servir realmente a nuestra sociedad, puliendo nuestra piedra y transformándola en brillante, para hacer eso hay que meterse, meterse profundo y atravesar muchas veces momentos incómodos.  Sean valientes, vale la pena. ¡Hazlo por ti y por nosotros!

En Mujer Impacta sabemos la importancia de reservar un tiempo para cuidarse. Por ello en marco del día Mundial del emprendimiento femenino, integrantes de RedImpacta se reunieron en el Club de Campo del Banco Santander para recargar energías y recibir una jornada de autocuidado a estas mujeres que día a día trabajan para construir una mejor sociedad.