Ayúdanos a cambiar el mundo AQUÍ

Logo
Por Mariana Btesh
Publicado Julio 8, 2020

Del dolor a la acción

Paulina del Rio fue reconocida por Mujer Impacta en el 2019. Es la creadora de la Fundación José Ignacio, en recordación de su hijo, quien tomó la decisión de quitarse la vida en el 2005. Dos años después de este duro golpe en su vida todo lo que sentía en torno a la muerte de su hijo comenzó a transformarse… la culpa paso a ser ganas de investigar y saber más, la angustia ganas de acercarse a otros que atravezaban una situación similar para poder tenerles una mano. A partir de allí, comenzaron a contactar personas desde lugares muy diversos con historias conmovedoras. Esto la impusló a especializarse en técnicas de ayuda real y cursos de intervención en la prevención del suicidio y crisis que dieron lugar a su Fundación.

Hoy Paulina es una mujer fuerte, que está siempre con una sonrisa en su rostro y que decidió que ese corazón que seguramente aún duele, haga cosas maravillosas por otros para que otras personas no pasen por el mismo dolor y soledad que pasó su hijo. 

El suicidio tiene muchas causas… nunca se trata de una sola cosa. Quienes se quitan la vida atraviezan dóloes psíquicos y del alma. En el caso de Jose Ignacio fue un niño que sufrió mucho pese a que en una primera instancia parecía que tenía una vida que más de uno hubiera soñado. Sin embargo, a sus 20 años, tuvo una profunda depresión, producida por lo que su mamá define como un “cáncer del alma”. 

Una de las causas que llevaron a José Ignacio puede haber tenido con una depresión post parto de Paulina que no lograron que ellos generaran un apego sano… entre muchos otros factores. Todo influye en el desarrollo de un niño, por lo que no es bueno estar buscando culpables o menos culpándose a una misma como mamá. 

Como madre, la culpa es un factor importante en el suicidio, porque sabemos que este jóven, su hijo, no quiso vivir. Esto es clave para quienes luego les toca atravesar el duelo por suicidio de un ser querido. 

Paulina recuerda el momento en que se enteró de que su hijo había tomado esta dura decisión. José Ignacio estaba con depresión y ella tuvo que hacer un viaje con otro de sus hijos a los Estados Unidos. Si bien había ocurrido una instancia en la que su hijo de 20 años expresó que quería quitarse la vida, ella viajó por recomendación de los médicos, ya que el haber cancelado su viaje hubiera implicado una nueva carga para José Ignacio, sintiéndose responsable de la suspención del viaje de su mamá. Al regresar de este viaje, apenas bajada del avisón, su marido la recibió en el aeropuerto con esta terrible noticia. Vivió su funeral en shock, casi sin entender en su cabeza qué estaba pasando… El no haber asimilado esto la protegió, así lo expresa ella, de esta noticia tan espantosa. 

Pasado dos o tres años, muy difíciles, convirtió todo este dolor en ganas de capacitarse para ayudar a otros. Y así lo hace hoy, experta en este tema tan duro que nos discrimina ni por género, ni por clase social, y que muchas veces llega sin golpear la puerta a vista de los demás. 

En Chile, el rango etario con mayor cantidad de suicidios es por sobre los 80 años. Esto se debe al sentimiento de abandono que sienten muchos adultos mayores, la pérdida de facultades o redes de contención como espacios de trabajo. 

Son más afectados los hombres que las mujeres y si bien Chile tiene el mayor número de casos de suicidios en la región, solo se quita realmente la vida 1 de entre cada 20-25 personas que lo intenta. Los números son alarmantes. 

Las redes de apoyo, los amigos, la familia, hacen la diferencia. Es importante saber pedir ayuda, y esto se le permite un poco más a las mujeres en nuestra sociedad… a los hombres “se les permite un poco menos” sentirse vulnerables. Por este motivo, en nuestro país, se suicidan 5 hombres por cada mujer que también se quita la vida. 

Paulina nos explica sobre algunas señales a las que podemos prestar atención si vemos que un ser querido no la está pasando bien… 

El sucidio comienza con cambios y señales en el compartamiento, solo que la gran mayoria de nosotros no sabemos interpretarlas.

El asilamiento es un gran signo que indica que la persona no está bien. 

En algunos casos comienza el consumo de drogas o de alcohol. 

Hay cambios en los hábitos de sueño y en la infliencia de las emociones en su cotidiano. 

Si tienes dudas, miedos, estás preocupado por un ser querido o por ti mismo, contacta a Paulina… Ella seguro estará para acompañarte e intentar juntos salir adelante. 

Revive la entrevista que nuestra directora, Maria Paz, le hizo a Paulina en nuestro IGTV.


Últimas publicaciones