Ayúdanos a cambiar el mundo AQUÍ

Logo
Por superadmin
Publicado Mayo 4, 2020

Montaña Rusa de emociones

El vaivén emocional es algo que la mayoría estamos enfrentando en medio de esta emergencia sanitaria provocada por el COVID-19. 

Conversamos con Javiera, parte del equipo de Mujer Impacta y psicologa para hacer juntos un recorrido emocional para conocer y entender que nos está pasando durante la cuarentena. 

Si bien es cierto que cada uno vive esto de un modo diferente dadas las circunstancias de vida y la personalidad que es única e irrepetible, podemos encontrar ciertas semejanzas en este viaje emocional que hemos comenzado hace casi dos meses en Chile y casi cinco en el mundo entero. 

En un mismo día, o en unas pocas horas, podemos pasar de sentirnos felices y agradecidos por estar junto a nuestras familias, cuidados y sanos… a un estado de angustia, enfado e incertidumbre.

¿Qué nos está pasando? ¿Enloquecimos?

JG: La situación actual que estamos viviendo estos días es sin duda un estado al que no estamos acostumbrados. Nuestra rutina diaria se ha visto afectada tanto en la distribución de nuestras horas de trabajo como en la multiplicidad de tareas a las que nos estamos viendo enfrentados simultáneamente durante toda la jornada. 

Hay una rutina que estábamos acostumbrados a realizar y hoy ha cambiado drásticamente. Eso, para algunos puede significar un alivio y para otros una sobrecarga adicional. 

¿Se puede decir que estamos viviendo todos en un estado de estrés? ¿Cómo afecta esto a nuestro vivir diario?

JG: Hablar de un estado de estrés general o generalizado no es un concepto muy certero, a mi juicio. Lo que sí es común a todos es la vivencia de un gran cambio, o mejor dicho, mucho pequeños cambios: cambio en nuestras prioridades, cambio en el uso de nuestro tiempo, cambio en nuestras relaciones personales, cambió en el uso de nuestra energía y cambio en nuestros hábitos cotidianos.

Y por supuesto hay muchas personas a las que los cambios les provoca un grado de ansiedad mayor. Y a esa ansiedad es importante darle cabida ya que si no, puede pasar de ser un simple síntoma momentáneo o rasgo, a un trastorno mayor o una patología. 

Esta situación nos obligó a todos a buscar nuevas formas de comunicación… ¿has tenido consultas online? ¿cómo ha sido ese proceso? ¿es igual de efectivo para el paciente? ¿y para ti como profesional?

JG: Efectivamente esta situación nos tiene a todos buscando nuevas formas de comunicarnos, ya sea por trabajo o porque tenemos una relación afectiva. En mi caso sí he tenido consultas online y ha sido un proceso bastante interesante. Está a favor el hecho de que, dada la situación, hoy la mayoría de las personas ya se siente familiarizada con este formato, y me incluyo. Y eso hace que la sesión se lleve a cabo de manera bastante fluida y natural, a pesar de la distancia física real. 

A mí personalmente no me ha costado, he tomado algunas medidas de autocuidado para ayudarme y creo que me han funcionado bien: el lugar, el encuadre, él no tener un paciente tras otro, etc.

Como todo lo malo, entendemos que esto también pasará… pero ¿crees que nos dejará algún tipo de secuela? Ya sea desde lo personal o como sociedad.

JG: Yo creo que más que secuelas debemos sacar enseñanzas… tenemos que aprovechar esta situación como una gran oportunidad para aprender, para crecer, para conocernos mejor, para sacar lo mejor de nosotros y aprender a manejar nuestras debilidades, para vivir en comunidad y volver a poner el bien común por sobre el propio. Eso con respecto a las personas o individuos.

Por otro lado, sin duda habrá una recesión fuerte, que nos obligará a replantearnos en muchos ámbitos y que obviamente afectará negativamente más a algunos que a otros. También podemos usar eso a nuestro favor: educando a nuestros niños con menos materialismo y más creatividad, volviendo a rescatar el valor de lo básico, simple, sencillo. Hemos perdido tanto en ese ámbito… 

Vamos a lo práctico… tips, ideas, consejos. ¿Qué podemos hacer para atravesar mejor todo este proceso?

JG: Creo que el gran tema que hay detrás de los problemas de ansiedad que la gente está teniendo en estos momentos, se debe a nuestro afán de controlarlo todo: la vida que estábamos viviendo nos había acostumbrado a la idea de que teníamos todo bajo control, aunque racionalmente sabemos que eso no puede ser así. Y cuando yo siento que no puedo controlar algo y me cuesta aceptarlo, empiezo a temer esa falta de control o esa pérdida de control. Y es ahí donde entro en un círculo vicioso del que cada vez me puede costar más salir.

Y en lo práctico, yo recomiendo:

  • Definir cuáles serán mis prioridades este tiempo.
  • Disminuir nuestro nivel de exigencia respecto al rendimiento, tanto laboral como escolar: no pretender que en esta situación que la excelencia, eficacia y eficiencia aumenten.
  • Buscar espacios físicos en la casa o el departamento en donde me sienta cómodo para trabajar o avanzar en las tareas pendientes.
  • Darme momentos de recreo, distracción o distensión cada día: esto será mi combustible para continuar exitosamente hacia adelante

También conversamos con Valentina Castro, coach profesional, especialista en Reiki y fundadora de la metodología Play & Swich que logra el mejoramiento del trabajo en equipo a través del juego como herramienta. 

Se está viendo mucho de clases online… ¿cuáles crees que son las más apropiadas para conectarnos mejor con nosotros mismos, entender qué nos está pasando y cuidar nuestra integridad mental?
(Puedes inclusive recomendarnos algunas cuentas para seguir)

VC: Siento que en este momento hay mucha información valiosa dando vueltas, veo como una exploción donde cada persona está mostrando sus talentos y sirviendo a otros, ya sea de forma gratuita o remunerada para aportar en este contexto. Una cuenta que me gusta mucho es @mcacanal que es un festival de mente, cuerpo y alma donde entrevistan a distintas personas muy potentes para el despertar de la conciencia. Con respecto al cuerpo me fascinan las clases de @caroafroyoga generan muchas emociones al movilizar la energía desde ese lugar. Esas se me vienen a la mente por ahora pero hay muchas y muchas buenas.

¿Cómo se ha visto modificado tu trabajo con todo esto que nos esta pasando?

VC: Sin duda ha cambiado, todos hemos tenido que adaptarnos a una nueva forma y rutina. Ha sido un proceso en donde he tenido que aceptar el cambio en lo personal: que las niñitas no están en el colegio, ser más flexible en cuanto a rutinas sobre todo en un principio que fue un poco caos, además, en el medio, me cambie de casa. Con respecto al trabajo habían proyectos presenciales, talleres o conversatorios que no pudieron realizarse o se postergaron, pero las sesiones de coaching individual las empece a realizar online. Antes eran solo pocas y el reiki ya me estaban pidiendo personas que no vivian en santiago y lo hacia a distancia, entonces eso no cambio mucho. También esto me hizo atraverme a hacer live y webinar, asi que ha sido todo un aprendizaje.

También te especializas en Reiki… ¿Estamos… desalineados? ¿Qué haz logrado ver en estos dos meses de sesiones online?

VC: Si, yo creo que todo esto es una invitación a conectarnos con lo esencial, con nuestra alma. Hemos puesto demasiado valor a lo que está afuera, a lo material, nos hemos descuidado y descuidado la tierra, los vinculos, los limites. He visto en las sesiones que todo esto ha causado caos, desequilibrio pero eso ya estaba y de alguna forma salió a la luz lo que no estábamos viendo y es la invitación: a sanar esas heridas, dolores, dificultades que ya son tan evidentes, que se debe aprender y evolucionar. 

¿Hay alguna “lectura energética” que se pueda hacer hoy de cómo está el mundo? Es decir… en términos de energía… ¿se ve o se siente lo que está pasando?

VC: Como lo veo yo, estamos en un momento de transformación profunda, el piso se movió tan fuerte que esto ha generado derrumbe en nuestra forma de ser,  hacer, de nuestros paradigmas. Nada será igual que antes… estamos aumentando nuestra consciencia, pasando a un nuevo estado y creo que es una oportunidad enorme para comenzar de nuevo, crear nuevas bases que estén alineadas con nuestra alma, con más amor por nosotros, los otros y la naturaleza. No se trata de reformar lo que ya esta, hacer unos pequeños ajustes… se trata, para mi, de una nueva ruta, nuevas bases más solidas…estábamos perdidos, ahora hay más conciencia del impacto que genera mi actuar en otros y en el entorno. 

Para cerrar… Te especializas en el trabajo en equipo… y hoy estamos viviendo 24/7 con nuestro equipo más cercano: la familia. ¿Qué podrías recomendarnos para mejorar la convivencia y hacer que este trabajo en equipo sea alegre, llevadero y esté atento a las necesidades de cada integrante para potenciarnos como familias?

VC: Lo primero es ser honestas con como se están sintiendo con todo esto y poder expresarlo a la pareja o los hijos. Conversen sobre las emociones, no las juzguen como buenas y malas, obsérvenlas y ahí gestiónenlas. También creo que es clave la colaboración y la solidaridad. Poder compartir tareas, hacer una planificación con los tiempos para cada uno, dejando espacio para el autocuidado (meditar, hacer deporte, etc.) y para poder soltar. Y cómo se realizarán las tareas en la casa para que exista un orden y trabajo compartido. ¡¡¡Se necesita el apoyo de todos!!! También hay que ser flexibles, entender que pueden ocurrir imprevistos, no ser tan estrictos con los niños aunque eso no quiere decir que no hayan límites. 


Últimas publicaciones