Por Mujer Impacta
Publicado Diciembre 1, 2020

“Estamos creando niños y niñas apáticos al dolor ajeno”

“El bullying que yo viví fue inmanejable para el colegio… involucró redes sociales, otros colegios y se fue agrandando. Mandaron hacer poleras con insultos hacía mí”. Con estas palabras, Andrea Henríquez, fundadora de Volando en V y Premio Mujer Impacta 2018 graficó su experiencia personal con el bullying. 

El fenómeno del acoso en el colegio comienza generalmente en las relaciones cara a cara. Y se suele prolongar al ámbito online. Suele tratarse de una dinámica de abuso y violencia en escolares ejercido por los mismos pares.

Andrea profundizó sobre este tema hoy en “Ciudadanas que impactan”, un bloque en el cual participa la directora de nuestra fundación, María Paz Tagle, todos los martes a las 11:00 en ADN Radio (FM 91.7) con los periodistas Aldo Schiappacasse y Sandra Zeballos. 

Gracias a que alumnas más grandes que Andrea se involucraron se pudo atajar el problema del bullying que ella sufría. “Ellas lograron lo que el colegio no logró, lo que ningún adulto pudo hacer”, explicó. 

Con este recuerdo en mente, cuando tenía 14 años y vivía en Ecuador, Andrea se encontró con una alumna de su colegio llorando porque era víctima de bullying y decidió ayudarla: indagó en su colegio sobre el tipo de violencia que se vivía a diario y, junto a la dirección, desarrolló una intervención para capacitar a alumnas de cursos superiores para sensibilizar a los más pequeños sobre acoso, maltrato y convivencia escolar en el aula

Esto fue la semilla que dio vida a la Fundación Volando en V, que busca reforzar la sana convivencia escolar en los colegios para prevenir situaciones de bullying y de maltrato.

Situación en Chile  

El bullying es de alta prevalencia en Chile y hasta un 85% de los escolares refiere haberlo sufrido, según un estudio de la Universidad CatólicaEl tipo de colegio, ya sea municipalizado, subvencionado o pagado, no influye en las conductas de violencia de sus estudiantes.

María Paz recordó que este tema es de alta relevancia para la Fundación Mujer Impacta y recordó que entre las finalistas al Premio Nacional de este año está Evanyely Zamorano, creadora de la Fundación Summer, fundada luego de que su hija, Katty, se suicidara en 2018 tras ser víctima de reiteradas situaciones de acoso y cyberbullying. 

El caso, afirmó Sandra Zeballos, es una muestra de que el bullying y el cyberbullying deben ser una preocupación nacional. 

En el programa, los periodistas recordaron que, en nuestro país, el MINEDUC recomienda 6 acciones básicas, las cuales deberían ponerse en práctica en los diferentes establecimientos educacionales de nuestro país: 1) Romper la ley del silencio; 2) contar con normas claras y consistentes; 3) presencia y compromiso de los adultos; 4) mayor supervisión en los recreos; 5) desarrollar habilidades para resolver pacíficamente los conflictos y 6) enfrentar los prejuicios y la intolerancia.

Al respecto, Andrea afirmó que “hemos avanzado mucho: creamos comités de convivencia escolar, planes que previenen y formen a los estudiantes… Los colegios tienen muchas herramientas articuladas y es importante que los padres y apoderados sepan que lo primero que tienen que hacer es acudir al colegio y actuar como aliados para luchar contra el bullying”.

Andrea recordó que muchas veces, cuando se habla de bullying, se tiende a centrar en la víctima, “cuando en realidad el problema detrás de las agresiones son los agresores que están manifestando otros problemas personales a través de la agresión a otros. Hay algo que los está llevando a manifestarse de esa manera”. 

Por ello, Andrea instó a distintos actores de la sociedad a ayudar la víctima a salir adelante, poner la atención en el agresor y también en los espectadores. “Cuántos niños no hacen nada mientras otros sufren en su entorno… Estamos creando niños apáticos al dolor ajeno”, advirtió. 

Con respecto a las señales que se pueden identificar cuando un niño está sufriendo bullying, Andrea dijo que los profesores deben estar atentos a qué estudiantes se demoran en salir al recreo, quiénes salen solos o sufren bromas pesadas incluso en el contexto del aula.

Asimismo, planteó que los padres deben observar si sus hijos pasan mucho tiempo solos, si prefieren no salir con los compañeros o muestran indisposición a asistir a clases.

Cyberbullying y mujeres 

En los últimos años, también se ha evidenciado la importancia de abordar el cyberbullying, especialmente cuando en Chile más del 50% de los niños adquieren un dispositivo para acceder a Internet antes de los 9 años.

Según un catastro hecho por la Superintendencia de Educación (https://www.supereduc.cl/), las principales víctimas del cyberbullying son mujeres. “Existe un sesgo de género importante”, afirmó Andrea. 

Según ella, dado que las niñas y adolescentes suelen ser víctimas de prácticas como compartir fotografías de sus cuerpos, pornovenganza, pornoshaming, entre otras, “es importante abordar el problema del bullying desde esta perspectiva de género”.  

Andrea hizo hincapié en la importancia de una mejor educación sexual que incluya el tema del consentimiento no solo del acto sexual, sino también de los mensajes que se comparten entre las parejas y la responsabilidad de quien recibe fotografías de no compartirlas durante la relación o tras la ruptura. “Todo eso es parte de la formación”, insistió. 

Durante la pandemia, el cyberbullying también ha aumentado. Una encuesta realizada por la empresa StatKnows, en colaboración con el Centro de Estudios en Bienestar y Convivencia Social de la Facultad de Psicología de la Universidad del Desarrollo -con financiamiento de Fundación Katy Summer- y el Ministerio de Salud, reveló que el 45% de los estudiantes en la Región Metropolitana ha sido acosado en internet al menos una vez durante la cuarentena. 

“Cada vez hay más situaciones de agresiones reportadas. Esto puede significar tanto un aumento de las agresiones como en las denuncias, lo cual es una muestra de que no toleramos estas prácticas, de que hay un mayor nivel de consciencia”, afirmó Andrea.  

Al cierre del programa, Andrea detalló que su fundación tiene como principal objetivo derribar diferentes estigmas para quitar el poder del agresor, movilizar a los espectadores y alivianar el cargo de consciencia que tiene la víctima y agradeció a la fundación Mujer Impacta por el apoyo que ha recibido desde que ganó el premio en 2018. 

Últimas publicaciones