Por Mujer Impacta
Publicado Mayo 10, 2021

Poderosas historias de madres que abrazaron causas sociales

A lo largo de todo el país, miles de mujeres han tomado banderas para hacer de Chile un lugar mejor. Inclusión, infancia, tercera edad, cultura, medioambiente son algunas de las causas que las movilizan.

Entre ellas, están muchas madres que, a raíz de algo sucedido con sus hijos, se han puesto al servicio de la comunidad. Varias de ellas han sido reconocidas por la Fundación Mujer Impacta.

“He conocido a muchas madres a lo largo de estos años en la Fundación Mujer Impacta que nos inspiran con sus historias y ejemplos. Quiero destacar especialmente a las que perdieron hijos, los vieron sufrir y se levantaron para transformar realidades de otros. Cómo ellas nos contaron; ‘hubo un tiempo en que solo me enojé o me pregunté el por qué, pero hoy decidí dar solución y aportar’. Esa es una mujer, una mamá que nos impacta”, cuenta María Paz Tagle, directora y fundadora de Mujer Impacta.

Aquí, algunas de esas historias:

María Angélica Baragaño

Cuando nació su hijo, le dijeron a María Angélica Baragaño (Premio Mujer Impacta 2017) que él era ciego de un ojo. Sin embargo, a los tres meses se enteraron de que su diagnóstico real era otro: Pablo era completamente ciego y con múltiples discapacidades. Su madre decidió que intentaría que tuviera una vida lo más normal posible. Siendo madre de otros dos hijos y recién separada, comenzó a recorrer centros y escuelas para niños con capacidades diferentes, pero se dio cuenta de que no había un lugar en que se atendiera a niños con las condiciones que tenía Pablo.  

Conoció a otros padres que vivían una situación similar y ante la falta de un centro adecuado para ellos, habían decidido dejar a sus hijos en casa. Eso fue lo que la motivó a crear la Fundación Corpaliv. Siete años después, abrió una escuela que atiende a niños de entre 0 y 25 años con necesidades especiales de forma completamente gratuita.

“Yo no quería que esto que me estaba pasando a mí les pasara a las nuevas mamás que tenían hijos como el mío. Si uno puede avanzar el camino para que otras personas no tengan que pasar por momentos tan tristes, de no contar con un lugar donde tu hijo pueda ir a aprender de acuerdo con su capacidad, era obvio para mí que había que seguir trabajando”, afirma, añadiendo que ahora en Corpaliv está la posibilidad de que los exalumnos trabajen ahí, gracias al apoyo del Ministerio de Desarrollo Social.

Evanyely Zamorano

Tras la muerte por suicidio de su hija Katty, víctima de ciberacoso en 2018, Evanyely Zamorano (Premio Mujer Impacta 2020) junto a su marido tomó la decisión de sensibilizar a las comunidades escolares del país respecto del bullying y el suicidio juvenil a través de la Fundación Katy Summer.

Cada año dan más de 200 charlas a distintas comunidades educativas. Además, participaron de un documental que hoy es utilizado por el Ministerio de Educación para sensibilizar en todas las aulas a nivel nacional sobre esta problemática. Han llegado a más de 80.000 estudiantes y durante la pandemia han doblado sus esfuerzos para alcanzar a más personas y evitar nuevos casos como el de su hija.

“Como creadora de la Fundación Katy Summer, busco que las mujeres seamos capaces de motivar, inspirar y dar el ejemplo, sembrando juntas un legado de responsabilidad social. Este es el significado de nuestro lema ‘Yo Elijo Salvar’, un llamado a no seguir siendo testigos cómplices ni encubridores y elegir tomar un papel protagónico ante el Ciberacoso, la Violencia de Género y la Prevención de Suicidio. Yo elijo salvar es un llamado a hacer ruido juntas, es activación de resiliencia, solidaridad, un llamado desde el amor que une para sanar”, comenta.

Rossana Cortés

Rossana Cortés (Premio Mujer Impacta 2019) se separó y se quedó con sus cinco hijos. Pero no tenía trabajo, ni posibilidad de conseguirlo, no tenía cómo darles de comer, entonces decidió entregarlos al papá y a su exsuegra para que se hicieran cargo de ellos.

A lo largo del tiempo, consiguió un trabajo y salir adelante. Con su nueva pareja, comenzó a idear la posibilidad de hacer algo por su entorno, un legado no solo para la comuna de Tierra Amarilla, sino para que sus hijos estuvieran orgullosos. Un día, un grupo de empresarios chinos arribaron a la localidad y les contaron que nunca dejaban residuos contaminantes en los espacios mineros. Fue ahí cuando tuvo la idea de realizar eco-adoquines hecho con relaves mineros y mejorar la calidad de vida de su entorno. Estos pueden utilizarse para construir plazas, caminerías y parques justo en esos sitios que hoy están ocupados por residuos contaminantes y son hechos, en gran medida, por mujeres.

“Soy madre de cinco hijos maravillosos. Mi proyecto se enfoca en dar trabajo y apoyo a todas esas madres, para que, junto con sus hijos, puedan salir adelante. Tal y como me paso a mí, que me costó en un momento criar a mis hijos por falta de oportunidades, yo busco que no les falte oportunidades a esas mamás para que estén con sus hijos”, comenta.

Pamela Prett

Cuando tuvo a su segunda hija, Pamela Prett (Premio Mujer Impacta 2016) no sospechó que ella había nacido con una atrofia muscular espinal hasta que notó sus dificultades para aprender a caminar. Sin saberlo, tanto Pamela como su marido eran portadores de un gen que incrementa las posibilidades de que los hijos nazcan con esa condición. Dos de sus cuatro hijos tienen discapacidad.

Se dio cuenta de que había mucha ignorancia frente al tema, que era necesario proponer soluciones para problemas tan simples como tener acceso a restaurantes. Sin tener conocimiento previo al respecto, comenzó a estudiar las normativas y leyes sobre discapacidad y en 1999 creó la Corporación Ciudad Accesible, que elaboró el primer manual de accesibilidad y, entre otras cosas, genera material para instituciones públicas y privadas y diagnósticos a proyectos arquitectónicos

“La vida nos presenta desafíos y experiencias, algunos que nunca imaginamos enfrentar. Cuando estas nuevas experiencias tocan a nuestros hijos se provoca una fuerza natural que no mide cansancios, ideas o iniciativas por mejorar o paliar la nueva situación a la que se ve enfrentada la familia. En mi caso fue ser mamá de 4 hijos, dos de ellos usuarios de silla de ruedas”, afirma. “Darme cuenta de como algunas ideas, gestiones o a veces una simple conversación facilitaban la vida familiar fue un tremendo incentivo a mirar más allá de los límites de nuestra casa y asumir que podía ampliar un poco más estos resultados. Lo que comenzó con la idea de ir mejorando la accesibilidad de lo que nos rodeaba se transformó en el tiempo en una organización que ha podido influir y ayudar a impulsar los avances de la accesibilidad universal en Chile”, añade.

Últimas publicaciones